JuanIglesias

“Lo bueno de Palma es que gracias al buen clima se puede hacer de todo en cualquier estación del año.”


Juan Iglesias vive en Palma de Mallorca. Es un fotógrafo al que le atraen mucho los detalles y la belleza de lo cotidiano. Suele inspirarse en eso al hacer fotos, y también le gusta crear situaciones visuales algo más abstractas, pero siempre limpias y simples.

¿Qué significa para ti la fotografía?
Es una forma de transmitir emociones y también belleza.

¿Qué es lo que más te apasiona de esta afición/profesión?
Encontrar y mostrar el lado bonito que puede haber en los detalles y en las cosas y lugares más insospechados.

¿Qué cuentan de ti tus instantáneas? ¿Y qué hay detrás de ellas?
En Instagram son más tipo diario, más cotidianas, cosas que me gustan, cosas que hago. Un estilo de vida. Si algo llama mi atención intento capturarlo y mostrarlo como yo lo veo.

¿Qué es lo que más te gusta fotografiar?
Me gusta fotografiar de todo pero, sobre todo, fotografío a mis amigos, sitios a los que voy, paisajes, cosas, autorretratos… Soy muy ecléctico. Todo puede tener su lado bonito, sólo hay que saber verlo.

¿Por qué has elegido Instagram como plataforma de comunicación?
Es una forma cómoda y rápida de compartir tus fotos y tu trabajo, y de llegar a mucha gente. Con unos pocos clics te cuelas en los teléfonos de la gente que te sigue.

¿Por qué crees que es importante que los ciudadanos y los turistas participen en el concurso Palma365? ¿Cómo los animarías a participar?
Nada más representativo de una ciudad que su gente. Representan la ciudad y le dan el carácter. Así que animo a todos a que participen en esta iniciativa y muestren la forma en que ellos viven y ven Palma cuando la visitan.

Tres estaciones, tres planes. ¿Qué propuestas recomendarías hacer a quienes visitan Palma durante el invierno, la primavera, y el otoño?
¡Lo bueno de Palma es que gracias al buen clima que hay en general, se puede hacer de todo en cualquier estación del año! Pero en invierno, si el frío aprieta, una opción perfecta sería salir a comer un buen ‘arròs brut’. Otra opción sería meterse en una de las muchas cafeterías con encanto que hay en la ciudad y tomar algo calentito. Un buen plan de primavera: hacer un picnic con amigos en el Parc de la Mar o en la playa. Y, en otoño, por ejemplo, visitar alguna de las muchas galerías de arte. ¡Todo siempre, cámara en mano! ;)

Y si tuvieras que elegir un solo rincón de Palma por encima de todos, ¿con cuál te quedarías?
Difícil elegir. Si algo no le falta a Palma son rincones, precisamente. De hecho perderse y callejear por el casco antiguo puede ser una experiencia interesante. Siempre hay algo nuevo o algo que no habías visto antes.

Si un amigo de fuera te dice que está planeando hacer un viaje a Palma, ¿qué plan le dirías que no se puede perder bajo ningún concepto?
El centro histórico y los variats y llonguets del bar Bosch.

texto cookies