Laura Moragues

“Cualquier rincón de Palma es bueno para ser fotografiado, pero las callejuelas con encanto y los patios interiores son dignos de una visita.”


Laura Moragues es una mallorquina licenciada en Magisterio que está enamorada de su tierra. Se define como una persona noctámbula y que vive “cámara en mano”. También es amante “de las cosas bonitas”, de los animales, del verano, de las sandías y de las palmeras. Es una viajera empedernida a la que le gustan los pequeños detalles y los grandes abrazos. Prefiere la playa a la montaña, SIEMPRE, y se proclama archienemiga del frío. Es la fan número 1 de los “Dormingos”. De risa fácil, necesita chocolate negro y una buena banda sonora para vivir.

¿Qué significa para ti la fotografía?
Para mí, la fotografía consiste en capturar momentos y lugares para poder revivirlos siempre que quiera.

¿Qué es lo que más te apasiona de esta afición/profesión?
Lo mucho que te puede llegar a transmitir una instantánea.

¿Qué cuentan de ti tus instantáneas? ¿Y qué hay detrás de ellas?
Mis gustos, mis aficiones y un poco de mi entorno y de mi día a día.

¿Qué es lo que más te gusta fotografiar?
Siempre tiendo a combinar personas con paisajes que me resulten atractivos de una manera u otra. Aunque también soy muy fan de la espontaneidad de la fotografía, y pienso que cualquier foto es buena si el momento vale la pena.

¿Por qué has elegido Instagram como plataforma de comunicación?
Creo que es la mejor plataforma que hay hoy en día para todas las personas a las que nos gusta expresarnos de una forma más visual.

¿Por qué crees que es importante que los ciudadanos participen en el concurso Palma365? ¿Cómo los animarías a participar?
Siempre es importante saber que una ciudad como Palma, tan viva y cosmopolita, aún tiene muchos rincones especiales y mágicos que son capaces de sorprendernos. Y no hay nadie más indicado para enseñárnoslo que la gente de aquí, y no hay mejor forma de hacerlo que a través de la fotografía.

Tres estaciones, tres planes. ¿Qué propuestas recomendarías hacer a quienes visitan Palma durante el invierno, la primavera, y el otoño?
En invierno, pasear por el paseo del Born para ver la iluminación navideña y disfrutar de un buen chocolate caliente en Can Joan de s’Aigo. En primavera, recorrer en bicicleta el Paseo Marítimo, el Parc de la Mar y llegar hasta el Portitxol, siempre haciendo una paradita por cualquiera de las terrazas con vistas al mar que te puedes encontrar. Y en otoño, visitar alguna exposición en Es Baluard, pasear por el casco antiguo de la ciudad o ir de compras por el centro.

Y si tuvieras que elegir un solo rincón de Palma por encima de todos, ¿con cuál te quedarías?
Sin duda alguna, el Parc de la Mar, delante de La Seu. Es una visión imponente que nunca deja de sorprenderme, tanto de día como de noche.

Si un amigo de fuera te dice que está planeando hacer un viaje a Palma, ¿qué plan le dirías que no se puede perder bajo ningún concepto?
Independientemente de la estación del año, siempre hay cosas que son de visita obligada como pueden ser La Seu, la Almudaina, el camino entre la catedral y la plaza de Cort, el castillo de Bellver, el casco antiguo, el paseo del Borne. Y, por supuesto, no olvidarse nunca de probar nuestra exquisita gastronomía.

texto cookies