Toni Perello

“Con la ayuda de todos los participantes podemos enseñar la cara más bonita de esta ciudad.”

Toni Perelló es un aficionado a la fotografía de paisaje desde hace un año y medio. Ha realizado algunos cursos de fotografía y dedica gran parte de su tiempo libre a salir de los núcleos urbanos para poder enseñar algunos de los paisajes naturales más bonitos que nos rodean.

¿Qué significa para ti la fotografía?
La fotografía entró en mi vida como una vía de escape de muchos problemas y de ayuda para ser feliz haciendo lo que más me gusta.

¿Qué es lo que más te apasiona de esta afición/profesión?
Siempre que preparo una salida, cuando llego al lugar en cuestión, me imagino la imagen que me gustaría sacar, preparo mi equipo, ajusto la cámara y tomo la foto. El momento de ver el resultado que tenía en mente es una sensación muy bonita y agradable.

¿Qué cuentan de ti tus instantáneas? ¿Y qué hay detrás de ellas?
Posiblemente muchas de mis fotografías sean simplemente estéticas. Pero sin beneficios ni recompensas quiero enseñar algunos paisajes o rincones prácticamente inaccesibles que transmiten tranquilidad y armonía, así como la fuerza de la naturaleza.

¿Qué es lo que más te gusta fotografiar?
Personalmente, me encanta irme de excursión o a lugares apartados en los que pueda estar tranquilo y fotografiar paisajes naturales mayoritariamente marinos.

¿Por qué has elegido Instagram como plataforma de comunicación?
Empecé a subir mis fotos en Instagram para poder compartir mis resultados con toda la gente a la que creo que le podría interesar.

¿Por qué crees que es importante que los ciudadanos participen en el concurso Palma365? ¿Cómo los animarías a participar?
Porque con la ayuda de todos los participantes podremos enseñar la cara más bonita de esta ciudad.

Tres estaciones, tres planes. ¿Qué propuestas recomendarías hacer a quienes visitan Palma durante el invierno, la primavera, y el otoño?
En invierno, dar un paseo y tomar algo en un bar acogedor del casco antiguo de Palma al empezar a caer la noche, cuando se encienden las primeras luces. En primavera, cuando el clima en la isla es bastante agradable, subir al Castell de Bellver, desde donde podremos disfrutar de unas vistas preciosas de la ciudad y parte de la Isla, y también pasear por el paseo marítimo. Y en otoño visitar la Catedral, frente a la bahía de Palma, ir a tomar algo al mercado gastronómico de s’Escorxador y visitar el museo Es Baluard.

Y si tuvieras que elegir un sólo rincón de Palma por encima de todos, ¿con cuál te quedarías?
Sin duda, el Parc de la Mar.

Si un amigo de fuera te dice que está planeando hacer un viaje a Palma, ¿qué plan le dirías que no se puede perder bajo ningún concepto?
Perderse por las calles del casco antiguo de Palma y visitar tiendas locales, bares y restaurantes muy acogedores.

texto cookies